Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

X
 

NOTICIA

08-02-2013

RESULTADOS: ¿ALGUNA VEZ HA METIDO LA PATA TU PELUQUERA?

Casi todas las chicas hemos salido alguna vez cabreadas de la pelu, bien porque no nos hemos explicado bien a la peluquera sobre lo que queríamos o porque la peluquera se ha tomado la libertad de experimentar con nuestra melena.

Por suerte esto último pasa súper pocas veces, por lo menos si tomamos como referencia los resultados de la encuesta. La mayoría de vosotras sí que habéis tenido algún problemilla en la pelu, pero nada grave.

Resultados:

  1. Respuesta más votada: “Alguna vez, pero nada grave” (36.34%)
  2. “He tenido suerte con las peluqueras, siempre me dejan el pelo bien” (23.79%)
  3. “Una vez metió tanto la pata que arruinó mi pelo durante meses” (22.09%)
  4. “Siempre, nunca se aclara con lo que quiero y al final salgo de la peluquería enfadada” (10.45%)
  5. “No me fío de las peluqueras, es mi madre la que me arregla el pelo” (7.32)

La mayoría de las veces -por suerte- la peluquera acierta con lo que pedimos o, si se equivoca, es un error mínimo -todo el mundo comete errore-. Pero en contadas ocasiones las pifias son tan grandes, que esa experiencia en la pelu nos marca durante muuuucho tiempo.

Ahí van algunas de las historias que habéis compartido en los comentarios:

Redhair: “Yo me iba a hacer unas mechas rubias a la peluquería, pero se equivocaron y me las pusieron rojas. Iba a llegar tarde al cumpleaños de una amiga, así que no tenía tiempo de volver a corregirlo y ponérmelas rubias, total que fui con el pelo semi-rojo a un cumpleaños. Casi muero”.

Malena: “Metió la pata y bien. Un día fui a la peluquería para cortarme el pelo y hacerme unas ondulaciones, pensé que iba a quedar genial, pero no fue así... ¡Me cortó un montón el pelo!! Un poco más arriba de los hombros ¡¡y el pelo en vez de ondulármelo me lo rizó!! T.T Total me fui súper enfadada a mi casa y en cuanto llegué, me pasé la plancha. Y con lo corto que me cortó el pelo pues me tuve que aguantar cosa de dos meses”.

Ahinoa: “Yo un día estaba en la peluquería y les pedí un peinado corto, más o menos por los hombros, y en vez de eso me lo dejaron por las orejas. Y es que ese peinado me quedaba muy mal... Pero bueno, tuve que aguantarme dos meses con ese peinado”.

Ebony: “Yo hace unos meses fui a cortarme el pelo, que lo tenía muy largo y estaba harta. Quería al menos que me llegara por los hombros, ¡pero la peluquera me cortó un bob! ¡¡¡Pero ahora me gusta mucho y me queda muy bien con el pelo rizado!!!”.

Analove1d: “Yo una vez fui a rastras a la peluquería porque mi madre se empeñó en cortarme LAS PUNTAS y cuando al acabar me miré al espejo me faltaba LITERALMENTE ¡¡¡un palmo de pelo!!! Salí de la peluquería llorando... Muy orgullosa yo con mi pelo largo (un poco antes de la cintura) y la estúpida peluquera lo arruinó todo (¡¡me lo dejó por los hombros!!). Desde entonces (fue hace 3 años) no he vuelto a pisar una peluquería... ¡¡Y CON RAZÓN!!”.

Por cierto, una manera de evitar disgustos en la peluquería es DEJARLE BIEN CLARO lo que queremos. Por ejemplo, si nos queremos cortar las puntas un dedo, se lo dejamos bien claro: ni tres dedos, ni un palmo ¡solo un dedo! Y para asegurar, agarramos el trozo de pelo que queremos eliminar. Algo diferente es el tema de los tintes, ya que si el color no queda exacto al que habíamos pedido, siempre podemos pedir que nos repita el tinte. Otro consejo: si queréis un corte de pelo específico o un tipo de flequillo, no estaría de más llevar una foto de ese corte para decirle: quiero EXACTAMENTE ese look, así será más complicado que haya malentendidos.

>RESULTADOS DE LA VOTACIÓN

¿Te ha parecido interesante?