Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

X
cabecera
TUTTI FRUTTI
noticia
07-02-2013

EL RELATO DE LA WAMBERA: "DESCONOCIDO"

Era una tarde tranquila -sé que esta muy clicheado, pero es la única forma que tengo para describirlo- jugueteaba con un bolígrafo extremadamente delgado, que encontré en el trabajo de mamá días antes, pero, que como a una niña pequeña me parecía fascinante.

En aquel pequeño cubículo donde trabajaba era imposible mantener controlada mi claustrofobia, así que me esmeré en buscar la belleza en los pequeños detalles -cosa que no he logrado aún-, cuando llegó él.

Tenía puesta una camisa blanca bajo una chaqueta de jeans de mangas cortadas, no sé decir exactamente si eran así de fabrica o las corto con un cuchillo de carne (pues la forma en la que estaba cortado, dejaba en evidencia que no fue cortado por una tijera), tenía un aspecto a lo Justin Bieber de cabellos castaños y ojos azules, sus pantalones también eran de jeans, pero un par de tonos más oscuro y calzaba unas zapatillas de deporte que favorecían más al estilo Bieber, de haberme gustado Justin Bieber (ya que me parecía repulsivo), hubiera sido amor a primera vista... o bueno, atracción a primera vista, pues nunca creí en el amor a primera vista.

Por un momento, dejé volar mi imaginación a un punto en el que no reconocía mi mente, así que volví a la realidad abruptamente, como solía hacer cuando fantaseaba en una larga clase de matemáticas. De un momento a otro estuvo frente a mi sosteniendo un bolígrafo idéntico y platicando sobre cuánto le fascinaba. Todo estaba fuera de lugar, ya no olía a encerrado, sino a flores, ricas flores, pero algo fuertes, debo añadir -tal vez era su perfume, pero no me tomé la molestia de olfatearlo - murmuraba cosas sobre la reunión a la que se habían ido nuestras madres y que llevaba tiempo queriendo conocerme, pues, nuestras madres eran amigas. Mi gozo en un pozo. ''Amigos de Familia''.

Al volver a casa mamá seguía parloteando sobre lo que habían hecho en su reunión - Aunque para mí, se fueron a tomar un café para dejarnos solos, como verán mamá es así - mientras yo dejaba volar mi mente unas calles al este, donde vivía Michael, al parecer, así se llamaba. De vez en cuando intentaba concentrarme en la conversación, pero temía abrir la boca y que salieran palabras que estuvieran fuera de lugar, como esa vez que confesé que había sacado un 5 en el examen de Historia.

Pasaron y pasaron los meses, y nunca fui la misma, así que me negué a ir más al trabajo de mamá, donde me esperaba esa radiante sonrisa que me capturaba en los momentos más inesperados y esa mirada tímida con la que capturaba la mía en un cuarto de segundo y nublaba todo alrededor, pero sabía que él estaría ahí esperándome como todas las tardes en esa monótona oficina de techos bajos y horrorosos carteles fosforescentes, odio los colores fosforescentes.

Una vez adentro me arrepentí de cambiar mi decisión, ahí estaba él con su fugaz sonrisa, con otra. Desde ese momento, para mí, no fue un más que un simple desconocido que jugó con mis sentimientos una vez.

HappyRelato escrito por la wambera Andru

Noticias relacionadas > Relatos
¿Te ha parecido interesante?